Carrito
Elemento añadido Artículo actualizado Elemento eliminado

No hay productos en el carrito.

Los mazatecos se llaman a sí mismos Ha shuta Enima, que en su lengua significa "los que trabajamos en el bosque, gente humilde de costumbres".. Según otros autores, el origen del nombre mazateco proviene del náhuatl Mazatecatl o "pueblo de los ciervos", nombre que les dieron los nonoalcas por el gran respeto que sentían por los ciervos.

UBICACIÓN

Los mazatecos se encuentran en el estado de Oaxaca, en las regiones de la Cañada y el valle del Papaloapan-Tuxtepec. La cuenca del Papaloapan cuenta con un extenso sistema arterial de ríos que descienden de la Sierra Madre Oriental y desembocan en la laguna de Alvarado, en el Golfo de México.

Los principales pueblos mazatecos son Teotitlán de Flores Magón, Santa Cruz Acatepec, Santa Ana Ateixtlahuaca, San Bartolomé Ayautla, San Juan Coatzaspam, Santa María Magdalena Chilchotla, San Lorenzo Cuahnecuiltitla, San Mateo Eloxochitlán de Flores Magónl, San Francisco Huehu San Pedro Ocopetatillo, San Jerónimo Tecoatl, San José Tenango, Santiago Texcaltzingo, San Lucas Zoquiapam, Huautla de Jiménez, San Pedro Ixcatlán, Jalapa de Díaz y San Miguel Soyaltepec. Al sureste, el territorio mazateco colinda con el de los chinantecos.

CARACTERÍSTICAS

Los mazatecos siguen utilizando una gran variedad de plantas medicinales a nivel doméstico, aunque si la enfermedad es grave llevan al paciente a los curanderos locales o a los médicos alópatas. Hay enfermedades generadas por la envidia, el mal de ojo y la brujería, que sólo pueden ser aliviadas por curanderos o chamanes mediante el uso de hongos sagrados con semillas vírgenes. El prestigio de algunos curanderos llega a toda la región.

De hecho, en la década de 1960, la comisaria y chamán mazateca María Sabina  popularizó el uso de los hongos alucinógenos que crecían en la región, como el teonanácatl, con fines terapéuticos, hasta convertirse en fama nacional e internacional.

Los mazatecos inician sus viajes especiales de curación desde sus propias casas hasta las de los curanderos, nihe o shinahes, y luego siguen los altares de los chicones que culminan en los templos católicos. Todos estos espacios forman parte del proceso de curación por el que pasan los pacientes en las comunidades mazatecas. En la década de los 60, se produjo un gran resurgimiento del fenómeno del chamanismo.

COSTOS

La concepción mazateca del mundo se expresa en un sincretismo en el que la parte emergente manifiesta el mito judeocristiano de la creación, así como la dualidad del bien y el mal. Su cosmología se expresa en los rituales de curación que se practican en las montañas y en la Baja Mazateca. Asimismo, la relación tradicional de los mazatecos con su entorno se refiere a los dueños del lugar, los chicones o chiconindúes, los espíritus que regulan su mundo cultural. Estos espíritus se encuentran en barrancos, cuevas, manantiales y colinas. Se trata de una práctica en la que se mezclan las creencias y los hábitos relativos a la enfermedad y a la curación y que se relacionan con los espíritus ancestrales de estas tierras. El espacio de curación es un espacio religioso sagrado.

En la vida religiosa, el mito es cotidiano y se integra con las vivencias del calendario católico en los ciclos agrícolas y en las festividades de los santos patronos de las comunidades. En la mayoría de los pueblos no hay sacerdotes, ya que sólo acuden durante las fiestas y para la celebración de bautizos o bodas. Paralelamente a esta religión institucional, se desarrolla una práctica religiosa "tradicional" que adquiere un carácter más amplio. El mundo sagrado se expresa directamente en su entorno geográfico. Nacer, morir y ser enterrado cerca del lugar de nacimiento es parte del círculo sagrado que identifica al mazateco moderno con las tradiciones que se pierden en las raíces de su tierra. La tierra es el espacio por donde pasa lo sagrado, donde se unen los seres del cielo y de la tierra.

TRADICIONES

Las celebraciones mazatecas giran en torno al calendario agrícola, que varía entre la Mazateca Baja y la Sierra. En esta región se celebra la fiesta de la Guelaguetza con el baile de la Flor de Piña.

En la Mazateca Baja, el 1 de enero, se celebra la ceremonia de la winchaa y la predicción del tiempo para el próximo año. El 2 de marzo y el 1 de mayo se celebra la ceremonia del xixhua en el maizal. En Jalapa de Díaz, la fiesta de la Natividad se celebra el 8 de septiembre y la ceremonia de la xixhua se realiza para el café. En las montañas, el 10 de febrero, hombres y mujeres cosechan la semilla de la Virgen. Si aún no ha llovido, se celebra una ceremonia para pedir la lluvia. El 10 de junio se recogen las primeras setas sagradas. El 9 de agosto se celebra una ceremonia de "pago" para que la Madre Tierra corte el primer maíz. El 17 de noviembre se celebra el día de San Andrés en Huautla, Chane y Tenango. En toda la región se celebran los santos muertos y difuntos el 28 de octubre y el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre.

Dentro de esta comunidad, Destaca el colorido y la belleza de los bordados de Jalapa de Díaz. El pueblo de San Felipe Jalapa de Díaz se encuentra a 60 km de la ciudad de Tuxtepec, en la región de la cuenca del Papaloapan. Una actividad artesanal especialmente importante en San Felipe Jalapa de Díaz es el bordado debateríasEl bordado de las blusas "de relleno" lo hacen los artesanos jalapeños. Para el bordado de las blusas de "relleno", los artesanos jalapeños utilizan como base una tela de rayón, que suele ser negra. La iconografía de la ciudad se muestra en el lienzo, que consiste en pájaros, flores y grandes hojas en proporciones y repeticiones irregulares. Los pájaros se funden con las hojas. Estos diseños están completamente bordados a mano con hilo de algodón y pespuntes, su producción requiere hasta un mes y medio.

Puedes encontrar estos coloridos y hermosos huipiles bordados, llenos de la tradición de Jalapa de Díaz en nuestro tienda solidaria.

Top ampliarcruzar