EL « OJO DE DIOS HUICHOL » Y SU SIGNIFICADO

TZICURI

El Ojo de Dios Huichol es una réplica sagrada de la forma cómo se compone el cosmos. Este amuleto y símbolo de la cultura wixarrika (huichol). El tzicuri, como es conocido en lengua wixarrika, es una parte fundamental de la espiritualidad huichol.

Tiene varios significados: uno de ellos es que cuando nace un niño huichol y cumple un año de edad, conocido como “Wirraca o ave que canta” se lleva una ofrenda al templo o “Kalihuey” un ojo de dios que contiene un solo rombo; cuando el niño cumple dos años de edad, se lleva un ojo de dios con dos rombos; y así año con año hasta completar cinco años de edad; porque suponen que a partir de esta edad el niño podrá llevar por sí sólo las ofrendas a sus dioses. Es entonces cuando padre e hijo se dirigen al mar y arrojan el ojo de dios, así dan gracias porque pudo llegar hasta esa edad,  sin ser atacado por alguno de los animales ponzoñosos como los alacranes.

El ojo de Dios es el instrumento religioso más conocido de los huicholes y representa sus cinco puntos cardinales. Estos son: el centro, punto de partida de todo, norte, sur, oriente y poniente. Los ojos de Dios son símbolos huicholes con cierto parecido a los mandalas por lo que a menudo también se les conoce por el nombre de mandala huichol.

 

UN ELEMENTO DE CONEXIÓN ENTRE LA NATURALEZA Y EL UNIVERSO

El ojo de Dios es un elemento muy colorido, en donde cada color tiene un significado:

  • El negro es vida, en referencia a la diosa “Tatei Aramara”(Océano Pacífico)

 

  • El azul es el color de la lluvia y el agua simbolizando por “Rapawiyene.

 

 

  • El blanco aunque esta asociado con las nubesy el aire, por lo cual los huicholes colocan pedacitos de algodón en las jícaras para pedir la lluvia, también significa la muerte.

 

  • El rojo significa la vida de Dios en el oriente, la zona de “Parierekua”, residencia del Dios del Peyote, planta sagrada de los Huicholes.

 

 

  • El morado es la vida del hombre.

 

Descubre nuestros Ojos de Dios, elaborados por artesanos Huicholes que habitan la sierra de Jalisco, México y facilitados por nuestros colaboradores de la Fundacion Infantil Semilla.

Cada pieza es única e irrepetible, llena de misticismo y energía de la comunidad Huichol.

 

 

 

 

Dejar un comentario