EL REBOZO MEXICANO : Símbolo de empoderamiento e identidad mexicana

l'histoire du rebozo mexicain

“Tápame con tu rebozo llorona, Porque me muero de frio”

El rebozo es un elemento de la vestimenta mexicana que nace de la fusión entre la cultura prehispánica y de la influencia extranjera. Asi el rebozo como lo conocemos hoy en dia, seria una fusión entre el mantón de Filipinas y la mantilla española.

 

Historia

 

El origen del rebozo mexicano per sei no se sabe exactamente, aunque se cree que puede provenir del uso del “ayate” en la vestimenta de hombres y mujeres indígenas antes de la Colonia. El “ayate” se componía de dos telas largas elaboradas con fibra de maguey y se utilizaba para transportar objetos y a los niños.

En lengua náhuatl el rebozo es llamado ciua necuatlapacholoni: “lo que toca una mujer o algo semejante” aunque entre los nahuas del estado mexicano de Morelos es conocido como cenzotl: “tela de mil colores”.

En Historias de las Indias de la Nueva España e Islas de Tierra Firme, el fray Diego Durán menciona que las mujeres mestizas usaban telas para cubrirse la cabeza y los hombros antes de entrar a las iglesias, quizás inspiradas en los lienzos que los frailes católicos obligaban a las mujeres indígenas a portar al entrar a dichos recintos.

A finales del siglo XVI, el rebozo ya era usado por mestizas, mulatas, negras e indígenas, y éstas últimas ya habían aprendido a tejerlos. Dos siglos más tarde, en 1855, la palabra rebozo aparece por vez primera en el Diccionario de la Real Academia Española, cuyo significado es “mantilla que usan las mujeres para cubrirse el bozo”.

 
Símbolo de rebeldía y empoderamiento

 

Durante la etapa de la Revolución Mexicana se convirtió en símbolo de rebeldía y de identidad de las mujeres mexicanas: algunas lo usaban para cargar a sus hijos mientras seguían a sus esposos o familiares a la lucha armada.

Otras, usaban el rebozo para esconder las armas, que posteriormente pasaban a los hombres, y así participar en la Revolución.

Años más tarde, la pintora mexicana Frida Kahlo, portaba con orgullo esta prenda de liberación e independencia femenina.

Durante Época de Oro del cine mexicano, muchas actrices importantes de la época como María Félix “La Doña), Dolores del Rio, María Elena Marqués, entre otras.

 
El rebozo hoy

 

Los rebozos se laboran hoy de varios colores y patrones, algunos llevan triángulos, estrellas y se tiñen de manera natural con frutos o plantas. Los clásicos son los elaborados de seda, articela y algodón con el toque personal del ikat (técnica de teñido y tejido). Cada región que lo elabora determina el color, tamaño y material; en algunas zonas combinan técnicas y materiales e incluso añaden lentejuelas y cuentas de cristal. Se conocen también como chales, chalinas.

En algunas regiones de México, podía regalarse un rebozo en lugar del tradicional anillo de compromiso. Hoy en día no sería tan descabellado que esa práctica regresase, ya que debido al material (por ejemplo, la seda), al proceso y tiempo de elaboración (varios meses), podemos encontrar rebozos cuyo costo puede llegar a los varios miles de pesos.

Algunos lugares que son conocidos por elaborar los rebozos más finos y minuciosos son: Santa María del Rio en el estado de San Luis Potosí, Tenancingo en el Estado de México, San Andrés Chicahuaxtla en el estado de Oaxaca, Michoacán y Puebla.

Sin duda una prenda llena de historia, tradición e identidad que como mujer mexicana me enorgullece portar en cualquier ocasión.

¿Ya conoces nuestros rebozos en algodón de Chiapas? Y para el clima más frío, los hay de lana y algodón mezclado con poliéster.

Source: https://www.geoenciclopedia.com/historia-del-rebozo/

https://culturacolectiva.com/historia/la-prenda-de-mexico-el-rebozo

Posts Relacionados

Dejar un comentario