Desde tiempos ancestrales, se ha convertido en un elemento de tradición y auténtico México, que ha logrado hacerse un lugar en la mesa de cientos de mexicanos. El tequila es una bebida destilada que se obtiene de la fermentación de la piña de una planta conocida comoagave azul, también conocido como tequilana Weber.

Según nuestros antepasados, la diosa Mayahuel, símbolo de la fertilidad de la tierra, se transformó en un maguey, y dio a los mexicas los dones que necesitaban para sobrevivir. Un día, una tormenta azotó un campo de agaves (magueyes) que estaban cocinando sus corazones, lo que hizo que hidrolizaran los fructanos y se convirtieran en una forma de miel. Los nativos se encontraron con este fenómeno y al probarlo lo consideraron un regalo divino de Mayahuel, por lo que desde ese momento lo adoraron, utilizándolo en sus ritos ceremoniales. Así, en la época prehispánica, los pueblos de América del Norte adoraban al maguey por los grandes beneficios que aportaba y también se creía que tenía poderes especiales.

En el maguey se utilizaba todo, las hojas se usaban como combustible para la casa, las fibras (llamadas ixtle) se obtuvieron para tejidos, papel; gel, para curar heridas y quemaduras. De las espinas se hacían clavos, agujas y punzones; del corazón o de la piña se obtenía hidromiel, que con su fermentación se convertía en una bebida embriagadora; también mieles y azúcares.

El proceso de destilación no se conoció hasta la llegada de los españoles, que habían aprendido de los árabes. El tequila, tal y como lo conocemos hoy, nació del encuentro de los dos mundos, es una bebida mestiza, porque, utilizando una técnica europea, supieron hacer una bebida a partir de una materia prima natural y auténticamente americana.

Después de varias etapas de crecimiento del agave azul, cuando llega a la etapa de madurez, se realiza la "jima", en la que se cortan las hojas de la planta para liberar la piña, que concentra los azúcares y es la base para la producción del tequila. Según la edad, el tipo de agave y la forma del corte, la piña pesa cien kilos o más.

La persona que realiza este trabajo tan difícil y preciso se llama "jimador".

En los años 70, el tequila fue reconocido en México como símbolo de identidad nacional, por lo que recibió la denominación de origen, tanto a nivel nacional como internacional. Sólo las personas y los lugares autorizados por la denominación de origen pueden producir tequila.

El 24 de julio de 2006, la UNESCO declaró los paisajes agaveros de Tequila en Jalisco, México, como Patrimonio de la Humanidad, además de las estructuras industriales, y para celebrar este acontecimiento y, por supuesto, el tequila, se estableció como Día Internacional del Tequila.

Bueno, ¡salud!

Fuente: http://www.acamextequila.com.mx/historia.html

Top ampliarcruzar